viernes, 28 de octubre de 2016

CUENTO: EL AMO Y EL APRENDIZ

Había una vez un hombre muy sabio que vivía en el país del norte, sabía hablar todas las lenguas bajo el sol y conocía todos los misterios de la creación. Tenía un enorme libro empastado en cuero negro, protegido con un cerrojo de hierro y encadenado a una mesa que estaba pegada al suelo. Cuando leía de aquel libro, lo abría con una llave de hierro; nadie más que él lo leía jamás, ya que contenía todos los secretos del mundo de los espíritus En él se explicaba cuántos ángeles había en el cielo, cómo marchaban en filas y cómo cantaban en coro, cómo se llamaban y cuáles eran sus trabajos. Y hablaba también de los demonios, de cuántos había, cómo se llamaban y qué poderes tenían, de cómo podían conjurarse y obligárseles a hacer cuanto uno deseara.


Ahora bien, el amo tenía un aprendiz que era un muchacho bastante insensato. Trabajaba como sirviente; no se le permitía ver lo que contenía el libro negro y casi nunca entraba en las habitaciones privadas del amo.


Un día en que el amo salió, el muchacho lleno de curiosidad, se apresuró a entrar en la cámara mágica. Miró con asombro el magnífico aparato en el que su amo convertía el cobre en oro y el plomo en plata, así como el espejo en el que su amo podía ver lo que pasaba en todo el mundo y  la caracola que le susurraba a su amo lo que la gente decía en ese mismo instante.
Sin embargo, el muchacho se dio cuenta de que no podía usar ninguna de esas cosas.
-       No sé qué palabras mágicas usar – suspiró- . Están encerradas en el gran libro negro.
Miró hacia él ¡Y notó que el volumen estaba abierto!
El amo había olvidado cerrarlo antes de marcharse. El muchacho corrió hasta el libro y lo examinó. Estaba escrito con tinta roja y negra y, en su mayor parte, el joven no lo entendía, pero puso el dedo en una línea y fue leyéndola poco a poco.

De inmediato, la habitación se oscureció y la casa se estremeció; un trueno retumbó por el pasaje y por la vieja habitación y apareció frente a él una forma horrible, espantosa, que respiraba fuero y tenía ojos como carbones ardientes. Era el demonio Belcebú, que había sido conjurado para servirle.
-       ¡Dame una tarea!
Rugió Belcebú, con una voz como el rugido de un horno para fundir hierro.


El chico se estremeció y sintió que los cabellos se erizaban.
-       ¡Dame una tarea o te estrangularé! – Repitió el demonio.
Pero el muchacho no podía hablar.  Entonces, el espíritu maligno comenzó a avanzar hacia él, extendió las manos y le tocó la garganta. Los dedos del demonio le quemaron la piel. - ¡ Dame una tarea!
-       ¡Riega esa flor de allá!- Gritó el joven en su desesperación, señalando un geranio que estaba en una maceta, en el suelo.
Al instante, el espíritu dejó la habitación, pero en otro instante volvió con un barril en la espalda y regó su contenido sobre la flor; una y otra vez, el demonio apareció y desapareció con el barril de agua, y le puso más y más agua a la flor hasta que la habitación se encontró completamente inundada y el agua llegó a los tobillos.  - ¡ Suficiente!, ¡Suficiente! – jadeó el muchacho, pero él demonio no le hizo caso; el chico no sabía las palabras para que desapareciera… ¡ Y el demonio seguía acarreando el agua!


El agua le llegó hasta las rodillas del chico y el demonio seguía apareciendo con más y más barriles. El agua le llegaba ya a la cintura, y Belcebú todavía derramaba más y más. Cuando el agua le llegó a las axilas, el muchacho se subió a la mesa.  Ahora el agua llegaba hasta la ventana y chocaba contra el cristal y se arremolinaba a sus pies, en la mesa, y seguía subiendo; volvió a llegarle al pecho.
En vano gritaba el chico el malvado espíritu no desaparecía y hubiera seguido echando agua hasta nuestros días y habría ahogado al mundo entero, pero, durante su viaje, el amo recordó que no había cerrado el libro y decidió volver.

Cuando el agua comenzaba a burbujear al nivel de la barbilla del aprendiz, el amo entró en la habitación y dijo las palabras que arrojaron a Belcebú de vuelta a su infernal hogar.

FIN.

Historia tomada del libro: 50 Historias espeluznantes Ed. Silver Dolphin.


Espero les haya gustado el cuento.

Si deseas leer historias para niños más grandes y no tan grandes, te dejo el enlace de viejos post con leyendas de terror, espero que las disfrutes:






¡¡¡¡NOS LEEMOS PRONTO!!!!

jueves, 27 de octubre de 2016

BOTELLAS DECORADAS DECOUPAGE


Hola amig@s que leen el blog, siguiendo la dinámica de los festejos para honrar a nuestros seres queridos les traigo una opción para decorar sus altares, en especial si desean porta velas para sus ofrendas.
Su servidora tiende a degustar su paladar con ricas uvas (osea me gusta el vino pues ) así que continuamente tengo muchas botellas en casa, esta vez decidí darles un nuevo uso y de paso ayudo al medio ambiente, así que te comparto el tip. 
Necesitas:
- Botellas de vidrio o frascos de tu preferencia.
- Pintura acrílica (colores claros de preferencia)
- pegamento decoupage
- Brocha y un pincel suave.
- Servilletas decoradas (las encuentras en cualquier supermercado o tienda de decoración)
- Listones
- Laca transparente o spray abrillantador.
Para lo anterior te recomiendo que utilices botellas de vino, refresco, etc. procura lavarlas muy bien y tallarlas con agua caliente para eliminar pegamentos y grasa.

Toda vez que la botella está seca pinta tu botella con el color de tu preferencia, en mi caso me gusta trabajar con pintura acrílica  de la marca COMEX porque tiene una gama de muchos colores además de que con "una pasada de pintura" tu botella quedará perfecta. Te recomiendo que el tono base de la pintura sea claro para que pueda resaltar la decoración de tu preferencia.

Como bien sabes la técnica "Decoupage" tiene que ver con el pegado de servilletas decoradas, así que toda vez que tienes tus servilletas vas a levantar con mucho cuidado desde una orilla una capa de la servilleta de tal forma que te va a quedar una delgada capa de servilleta decorada (casi transparente).

Si gustas puedes recortar los dibujos de la servilleta a tu gusto o bien aplicar todo el diseño de la servilleta de forma completa ello depende de la forma de tu botella o frasco.
Ya que tienes la servilleta lista empiezas a aplicar el pegamento decoupage  en tu botella (solo un poco para "fijar" el inicio de la servilleta).
En caso de que no puedas encontrar el pegamento decoupage no te preocupes te paso el tip para hacer tu propio pegamento: 
Agrega en un pequeño recipiente una cucharada de "maizena" (su textura es más fina) con 2 cucharadas de resistol o pegamento de tu preferencia (procura que sea de buena marca) revuelves y listo tienes tu propio pegamento.


Colocarás con mucho cuidado el pegamento en la brocha y fijarás la servilleta poco a poco por toda tu botella, te recomiendo que lo hagas con un pincel suave, lo tienes que hacer con mucha calma y hacia un solo lado para que la servilleta no se arrugue o se rompa (sugerencia primordial: mucha paciencia y tiempo y de paso una copita de vino tinto para aquello de la relajación y creatividad)


Toda vez que terminaste el pegado de las servilletas y ya que secó el pegamento, para fijar la decoración y que puedas limpiar o lavar incluso tu botella te sugiero que rocíes con spray abrillantador o laca, finalmente si lo deseas puedes agregar listón o solo pintar el "cuello" de las botellas como toque final.

El procedimiento es muy fácil, solo requieres mucha creatividad y paciencia, estoy segura que te quedarán mucho más bonitas tus botellas, así como también deseo con el corazón que la luz de tus velas traiga de regreso a tu hogar a cada uno de tus seres queridos, en lo personal es una forma bonita de decir : "Mira lo que hice para ti, BIENVENID@"

Les quiero, gracias por leerme. ¡Ciao!

Si deseas leer otras formas para hacer decoupage te recomiendo mi viejo post:

"Cómo decorar un refrigerador" (Siiiii lo hice, porque me parecía muy aburrido mi viejo refrigerador y lo transformé en una alacena)  


sábado, 22 de octubre de 2016

DISFRACES PELÍCULA: EL LIBRO DE LA VIDA.



¿Ya vieron la película: El libro de la vida? Si tienes hijos seguro la respuesta es sí, si eres fan del productor Guillermo del Toro tienes que verla, pero en especial si eres mexican@ simplemente debe estar en tu top ten de películas puesto que no solo habla de nuestra perspectiva cultural sobre cómo los mexicanos celebramos la muerte y recordamos a nuestros difuntos, sino que además de lo anterior las imágenes multicolores representan cada detalle de nuestras celebraciones a través del tiempo.

Quedé tan fascinada con la película que siempre tuve ganas de disfrazar a Mateo mi hijo como algún personaje de la película pero como donde manda capitán no gobierna marinero (entiéndase mis chicharrones no tronaron) pues no se me hizo lo del disfraz ja ja ja pero si tu en la red estas en busca de algunos, no busques más quédate aquí: 


 

Aunque ya seas mayorcita vestirte como María te sentaría muy bien...



Hay una canción en la película (cada quién sus traumas y sentimientos) pero en lo personal la letra y la intención de la misma me encantó: "I will wait"...  el seguir esperando a esas personas que en vida amamos tanto y que más allá de la muerte les seguiremos recordando de modo incondicional; la versión original de la canción que por supuesto suena mucho mejor es del grupo Mumford & Sons.


Como siempre agradezco que hayas llegado al final de este post, gracias por tus minutos, gracias por sus mensajes. 
Abrazos.